Casualidades de la vida esta mañana leía un artículo sobre el cuadro de “La Creación de Adán” de Miguel Ángel…

El texto venía a decir que los responsables que encargaron la obra pidieron expresamente que no se tocaran, sino que los dedos de ambos se mantuvieran separados y más: que el dedo de Dios siempre esté estirado al máximo, pero que el dedo de Adán se contrajera en la última falange.

Un detalle simple pero con un significado sorprendente: la voluntad de estar ahí, de buscarse entre ambas personas…

Este hermano mayor lo tiene claro…siempre estará ahí para él…