El roce de la mano de la madre por la piel del bebé le produce una sensación agradable y lo hace sentirse muy a gusto en los brazos que lo sostienen…

Las imágenes no mienten…